el estado y la revolucion

Ir abajo

el estado y la revolucion

Mensaje por petra yamileth peña el Vie Jun 14, 2013 7:30 pm

Petra Yamileth Peña
  C.I:   14.649.630
Prof.: Nelson Alboni
 
     En el proceso de estudio sobre  el Estado y la Revolución es quizás la obra sobre el Estado, más exacta  de la historia. Lenin, desglosó de forma patente, la composición clasista de esta institución y su labor opresora de una clase en perjuicio de otra.  En este sentido; Lenin caracterizó el surgimiento del Estado y su papel en la historia, como el producto de los antagonismos de clase, como la "insociabilidad" de las contradicciones de clase; puesto que este surge, en el instante en que las contradicciones en el Estado indica que inexorablemente las clases son irreconciliables.
No obstante, el Estado goza de complejos mecanismos de opresión. En el Estado moderno sus formas de opresión son: el ejército permanente y la policía. Estos son los encargados de conservar el "orden", además de una burocracia de funcionarios forjados  por el Estado burgués para mantener los privilegios de esa clase.
     Por su parte; Lenin determinó, que a pesar de las formas que adopte el Estado (democrático, parlamentario o absolutista) siempre la clase dominante colocará en segundo plano estas formas, con tal de mantener su poder absoluto.
Pero mas allá de concentrarse en la naturaleza clasista del Estado, Lenin patentizo, el papel que debe tomar la clase oprimida (el proletariado) en el momento de arrebatarle el poder político a la burguesía.
     Siguiendo las premisas anteriormente desarrolladas por K. Marx, Lenin afirmó que la primera labor del proletariado organizado como clase dominante en el poder, es destruir la maquinaria estatal burguesa, sustituyéndola con un aparato que no seria propiamente un Estado. Siguiendo de igual manera las ideas de Engels expresados en su obra el Anti-Dühring; este nuevo Estado no seria lo que un estado oportunamente significa, sino seria un "semi Estado", con la simple función de oprimir a la clase burguesa derrotada, que no se conformaría con ser  "oposición", sino que intentará de manera empeñada restaurar su  dominio de clase.
Lenin no se detuvo ahí, afirmó que al transformar revolucionariamente el Estado, el proletariado en su fase de transición del capitalismo al comunismo (socialismo) tiene como obligación histórica barrer el trasto del Estado burgués, e iniciar consecuentemente la construcción de este "semi Estado", que se materializaría con una forma de democracia "mil veces superior" a la burguesa, la dictadura del proletariado. Esta conducida por el partido de la clase proletaria  e indudablemente por la clase obrera misma.
Finalmente  Lenin afirmó, que este  "semi Estado" materializado en la dictadura Proletaria, no podía existir eternamente, duraría mientras el proletariado necesite el Estado  para aplastar las intentonas de la burguesía de recobrar el poder, subsecuente y progresivamente, el Estado como entidad de opresión clasista desaparecería, ya cuando la sociedad dividida en clases sociales no exista y el comunismo este consolidado a nivel mundial.
     Para concluir;  después de esta explicación inapelable para lograr aclarar el tema cardinal del Estado, la Revolución Bolivariana tiene por delante un reto enorme. Dadas las circunstancias peculiares de esta revolución, es muy complejo hablar de los postulados explayados en el Estado y la Revolución. Pero lo que tiene una incontestable verdad, es la necesidad de exterminar la maquinaria estatal burguesa, seria pensar de forma trivial que con los funcionarios heredados de la "Cuarta República", se pueda construir el modelo socialista, es vano siquiera pensarlo.
      Debido a esto; la gran importancia de la Revolución  Bolivariana en Venezuela, reside en que es el primer caso en el mundo de un movimiento que presenta un claro desafío al "Nuevo Orden Mundial", no solamente en la calle, en la selva o las montañas, sino desde el poder popular en el Estado, con la propuesta del "Socialismo del siglo XXI". Esta experiencia venezolana es crucial para la renovación de la izquierda a nivel global, ya que el Estado de poder popular revolucionario, no se fosiliza en un sistema burocrático fijo que lo conduciría a perder inevitablemente su carácter democrático popular y llevaría a largo plazo la restauración del capitalismo, si no que intenta avanzar cada día más reforzando los valores y la dignidad humana.
     Por ultimo, en toda revolución socialista  que intenta construir un mundo mejor, es urgente plantear la cuestión espinosa  del  Estado, tal y como lo hizo Lenin en el Estado y la Revolución, puesto que se debe, respetar las respectivas circunstancias históricas. Hacer caso omiso de esto, es sin duda una equivocación  que no  se puede cometer.                                           
avatar
petra yamileth peña

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2013
Edad : 43
Localización : lara

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.